menu
logo kgbycia

Blog

¿Crees que la publicidad actual está dando el mensaje adecuado?

El mundo de la publicidad es amplio y versátil, convirtiéndose en una herramienta clave en las empresas para llegar con éxito al consumidor. Y es que, la estrategia publicitaria se vale de estimular visual y verbalmente a través de sus mensajes, apropiados o no, a sabiendas que no será percibida por cada persona con el mismo impacto.

Actualmente, la publicidad realizada por importantes agencias, ha recibido altas críticas por sus mensajes, porque para muchos expertos son inadecuados para el público consumidor. La más prevaleciente es la utilización de estereotipos de mujeres muy delgadas en campañas de belleza y salud.

Mensajes inadecuados, mala estrategia publicitaria

Las agencias de publicidad muchas veces se encuentran con que la publicidad implementada tuvo un efecto boomerang que no esperaban, donde la respuesta del consumidor fue de rechazo total, incomprensión o insatisfacción por no obtener en realidad lo que se les vendía.

Allí surgen las publicidades engañosas, las cuales ofrecen un servicio o productos con características nada parecidas a las reales por lo que el consumidor se siente estafado y manipulado. Generando una matriz de opinión negativa para la imagen de la empresa, así el cliente se desiste de consumir el producto o cualquiera parecido y puede hasta denunciar dicho engaño, poniendo en tela de juicio la credibilidad de toda la organización.

También están las publicidades ocultas y subliminales, que para muchos expertos son contraproducentes porque juegan a tientas con la voluntad del consumidor y la manipulación de sus intenciones; por ello, carecen de buenos resultados y en algunos países es considerada ilegal.

Cuando de un mensaje correcto se trata

Una publicidad no sólo debe enfocarse en presentar un producto atractivo que llame la atención del público, debe poseer un mensaje capaz de conectar al anunciante con sus públicos objetivos. El mensaje publicitario debe estar enfocado en el cliente, en sus expectativas y necesidades.

Asimismo, el lenguaje utilizado debe ser corto y claro pero cargado de emociones e ideas que hagan que el consumidor se sienta identificado y augusto con la intención del mensaje. Además, ser honesto y transparente en lo que se dicen porque de ello depende también la imagen y reputación del anunciante.

Lo importante de todo ello, es que el mensaje publicitario no se preste a confundir al consumidor o exista un malentendido del mismo. Por ello, también se debe evitar utilizar palabras rebuscadas, jergas o localismos que no entienda el público, sino emplear un lenguaje neutro e inclusive con un toque de buen humor e ingeniosidad. Más allá de los intereses del anunciante, prevalecen los del público objetivo, sus necesidades y expectativas.

Cómo hacer buena publicidad

Se debe tener claro que cuando una publicidad cuenta con un mensaje adecuado es debido a que éste es transparente, comprensible, apegado a lo real del producto/servicio, y respetuoso con el consumidor. Una publicidad puede ser sutil, atractiva y sugestiva pero nunca engañar o manipular la intención o expectativa del público; ellos son el objetivo a persuadir y, por lo tanto, se le debe respeto.

Igualmente, lograr una publicidad con éxito es adaptar el mensaje al público objetivo, así como el sitio donde el mensaje aparecerá. Hoy en día, se cuentan con diferentes canales tradicionales y digitales que dan la posibilidad de elegir aquel que sea más accesible o usado por el consumidor, o que tenga mayor influencia sobre éste.

No desistir en lograr una publicidad exitosa

Tomando en cuenta que el mensaje es el elemento principal de la publicidad, las agencias deben enfocarse en planear muy bien aquello que desea comunicar al público consumidor con la intención de obtener respuestas favorables a corto plazo y que perduren durante el ciclo de vida del producto/servicio. Éste será efectivo siempre y cuando entienda a la audiencia y genere la acción esperada en el consumidor.